Suplementos para cuidar tu salud

El SARS-CoV-2, enfermedad conocida como covid o coronavirus, ha golpeado profundamente todo el planeta generando muertes que no se llegaban a imaginar. Como lo indica la OMS, las personas que pueden tener mayor riesgo de presentar un cuadro agudo, son aquellas mayores de 60 años y las que padecen afecciones médicas subyacentes, como hipertensión arterial, problemas cardíacos o pulmonares, diabetes, obesidad o cáncer, de igual forma especifican que, cualquier persona, a cualquier edad, puede enfermar de COVID-19 y presentar un cuadro grave o morir, (Salud, 2020).

Como se sabe, una alimentación balanceada que posea dentro del consumo diario frutas, verduras, pocos azúcares refinados y grasas trans, puede generar un efecto positivo sobre la salud, ligado a ello, algunos suplementos juegan un papel importante en el mantenimiento de un buen sistema inmune adecuado. El Covid-19 altera significativamente dicho sistema y genera dentro de muchos síntomas, inflamación de varios órganos y problemas que pueden llegar a causar la muerte.


La proteína de suero es rica en péptidos bioactivos, dentro de estos péptidos tenemos la beta-lactoglobulina y alfa-lactoalbúmina, las cuales tienen como función disminuir la tensión arterial, mejorar el sistema inmune y además poseen propiedades inmunomoduladoras, antimicrobianas, antivirales y es rica en antioxidantes, (Leaf, 2019). Teniendo en cuenta lo anterior, el consumo de proteína aislada e hidrolizada (la absorción es más rápida) es muy importante en toda la población, ya que puede aportar nutrientes que favorecen un estado saludable en cada individuo. Dentro de las opciones del mercado se encuentra ISO whey y SLENDAR de Healthy Sports, proteínas de excelente calidad y con la aprobación de calidad otorgada por las buenas prácticas de fabricación (GMP).


Otro suplemento que es muy importante en periodos de estrés físico (ejercicio o enfermedad) o psíquico (ansiedad, entre otros), es la glutamina. La glutamina es el aminoácido libre más abundante del organismo, tanto intracelular como extracelular. Posee un gradiente intracelular 30:1 respecto al plasma y representa el 50% del total de los aminoácidos del organismo y el 60% en el músculo. Es un aminoácido condicionalmente esencial, es decir, nuestro cuerpo lo produce, pero en ocasiones como la sepsis, cirugía o en quemaduras, la producción endógena no cubre las necesidades y se debe realizar un aporte extrínseco (consumir en forma de suplemento). En las situaciones previamente citadas, puede llegar a disminuir hasta un 50% y se asocia con un aumento de la mortalidad (Pérez de la Cruz & García Luna, 2013). La glutamina es muy importante para el sistema inmune, (Cruzat, Macedo Rogero, Keane, Rui, & Newsholme, 2018), ya que este sistema es uno de los principales órganos consumidores de este aminoácido, es decir que, una gran cantidad de lo que produce el cuerpo es ingerido por células inmunológicas. Algo interesante con este sistema, es que cuando se pasa por niveles de estrés como los mencionados en párrafos anteriores, la glutamina que producen órganos como los músculos y los pulmones, pasan a ser fuente de energía para todo el sistema inmune y así contrarrestar dichos procesos catabólicos. Es aquí donde la suplementación se hace vital, ya que aportar este aminoácido beneficia el cuerpo en general, pero más específicamente a los órganos consumidores y los que la producen. Lo anterior mantiene una buena homeostasis ayudando a combatir agentes patógenos que se adquieren por uno u otro motivo.


Compra la Glutamina aquí


La dosis de la glutamina va de 100 a 300 mg/kg de peso/día, un ejemplo sería, persona de 70 kg, tomar entre 7 y 21 gramos al día. Para finalizar, (Córdova, 2010) propone las siguientes funciones:

  • Mantiene o modera la disminución de su concentración intracelular en el músculo.

  • Mejora la síntesis de proteínas y el equilibrio de nitrógeno.

  • Mejora los parámetros inmunológicos con una disminución del riesgo de infecciones.

  • Mantiene la integridad de la mucosa intestinal con prevención y / o reducción de la translocación bacteriana.

  • Modifica la respuesta inflamatoria endógena.

  • Promueve significativamente la síntesis de glutatión hepático, independientemente de la dosis y sea capaz de recuperar la medida niveles de glutatión endógeno.

  • Disminuye las complicaciones inflamatorias posteriores al ejercicio.

  • Existe buena evidencia de que mejora la recuperación de personas que practican ejercicio.


Bibliografía


Salud, O. M. (10 de novimebre de 2020). Organización Mundial de la Salud. Obtenido de who.int: https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus2019/question-and-answers-hub/q-a-detail/coronavirus-disease-covid-19


Leaf, A. (2019). The Definitive Guide To Whey Protein. Obtenido de Examine: Examine.com


Pérez de la Cruz, A., & García Luna, P. (2013). Nutrientes específicos. Hacia una nutrición clínica individualizada. En A. J. Pérez de la Cruz, & P. P. García Luna, Nutrientes específicos. Hacia una nutrición clínica individualizada. Madrid: Aula médica. Formación en salud.


Cruzat, V., Macedo Rogero, M., Keane, K., Rui, C., & Newsholme, P. (2018). Glutamine: Metabolism and Immune Function, Supplementation and Clinical Translation. Nutrients.


Córdova, A. (2010). Immunomodulators for inflammation and muscle injury due to exercise. Apunts Med Esport.

Entradas recientes